SIN RENCOR

Participación en la revista digital Intropia

Escritor@s -María Hi, Ana Cañamares, Ana Centellas, Nicolás López Moreno, Adelina GN, Jose Vicente Romero, Rita Turza , Alex Madueño, Fran Rubio Varela, Kattherine Hoz, Jose Luis Álvarez Gallego, Inma Muñoz Sofía Morante Thomas // Ilustrador@s : Josep María Cazares ,Vireta // Pintora : Clara Vallés
https://issuu.com/isabeldivinci/docs/revista_intropia
SIN RENCOR
Reconocía en cada escena que visualizaba toda mi juventud, las montañas que dejé nevadas cuando me aparté de mi entonces vida.
Aquellos caminos vestidos de blanco como la nieve que había caído, se presentaban ante mis ojos recordando mi pasado, caminaba hundiéndome en ella cuando llegué hasta la plaza Mayor del pueblo.
Volvía después de muchos años, años en los que la nieve se había derretido uno tras otro sin haberlo presenciado, sin vivir el cálido sol de los veranos, y los árboles despoblados de hojas, sin olvidarme de la estación romántica por excelencia, la primavera, en la que el amor florecía a la par que las hermosas amapolas aterciopeladas, dando un color a los bellos campos que por entonces no supe apreciar.
Para mi ahora todo era nuevo, todo volvía a cobrar vida, nacía de nuevo al mundo, al acabar mi presidio.
Un erróneo instante aquella tarde de invierno, cuando cercana estaba la Navidad, me traicionaron, estaba sola, con la compañía de otros que buscaban también motivarse de aquel modo.
Desesperada, y sin querer apoyo de nadie me despojé de mi vergüenza y cometí el peor de los errores, vender por un viaje mi cuerpo al señor que valiéndose de mi debilidad me hizo pagarle tan encarecido precio por mi dosis.
En todo ese tiempo había aprendido, me había encontrado sola y pensativa.
Aquellos pensamientos en la soledad de la habitación blanca, recordé a mi gente, mi pueblo, mi familia y me pregunté si existiría el rencor hacia mi persona.
Pronto lo comprobaría, me levanté y dándome la vuelta leí aquella pancarta que se desplegaba del balcón del Ayuntamiento, dándome la bienvenida, saliendo de detrás de ella mis amigos de entonces y la que siempre había sido mi familia.
©Adelina GN

Anuncios