NÍTIDA LUZ

La noche se convertía en día, un blanco añil la cubría iluminando la oscuridad de mi camino.

Como la primera actriz en un escenario la luz se posaba en mí, dándome un manto de energía.
Mi luna, nuestra luna, la luna de mi paraíso, blanca inmaculada alumbraba mis pasos. Poder quiero cual bruja buena, conjurar por los míos, unidad y confianza, luz y horizonte.
Que nadie se pierda, que todos se encuentren, que la magia sea la destrucción de un pasado. Que la luna crezca para bien, que magnético su baño de luz nos de amor para compartir. Porque mágica es la noche en que está llena, y mágica será siempre menguante o creciente.

©Adelina GN

Anuncios

Desde un tintero llamado corazón

Hoy he amanecido alegre, dando gracias a la vida por todo lo que tengo, que es mucho.

Y después de vivir dos horas de este domingo, le pido no envejecer olvidando, que mi crecimiento mental se desborde aunque las arrugas de mi piel no quepan en mi cuerpo.

Adelina 13-01-19

QUIERO PEDIRTE PERDÓN

Quiero pedirte perdón

Cómo quieres que lo haga, solo de un modo sé. Mis letras hacen reverencia ante ti Literatura. La humildad frente a la soberanía. La lealtad de los sentimientos convertidos en palabras honradas que los califican.
Quiero pedirte perdón, aprenderé al máximo para no amancillar esas páginas que deben de leerse, ritual del más erudito lector. Merecedor de la brillantez de letras perfectamente argumentadas y convertidas en una bella y emotiva historia.
Lo haré con un conjunto de ellas, las mismas que a mi corazón conmueven.

©Adelina GN

TESTIMONIO

Cuando escribo al amanecer, en ese instante en el que la vida comienza a nacer, pero en el que a su vez todo calla. Comienza a despertar en mi un estado de felicidad plena, dando muestras de gratitud por la vida.
Es bella, es amor, es el dibujo mejor trazado que hiciste.
Si te equivocaste no lo tires a la basura, borra y vuelve a empezar, tienes material suficiente para que te salga una obra de arte.
Crea tu vida cada instante, rectifica eres capaz, se puede.
Adelina

Quiero, Quise y Querré

QUIERO

Quiero que sientas, que presientas, que permanezcas suspendido en las nubes, cuando el olor característico de mi cuerpo, vuelvas a oler después de haberme amado.
Quiero ver como retornas al universo sensual de nuestros juegos, después de haber estado en esa cumbre de sentimientos que provoca siempre nuestro amor.
Quiero sentir como eres preso de mis deseos carnales, convirtiéndote en mi cómplice al pedirme compartirlos.
Quiero que me hagas sentir, presentir y que me obligues a permanecer en ese estado de letargo adormecido, cuando tus caricias en mi piel me aíslan del mundo.

QUISE

Quise que mi voz se escuchase después de que mis gritos en silencio se los llevase el viento de un otoño.
Quise que mis sentimientos resabiados no muriesen de aburrimiento frente a los años.
Quise vivir de una vez todo aquello que deje de vivir cuando el sonido del corazón enmudece.
Quise encontrar la libertad, pero Cupido se encargó de que así no fuese envenenándome de amor.
Quise que mis sueños tuviesen un futuro, que no se quedaran dormidos en mi almohada.
Quise hablar, sentir, ser libre y vivir, mis sueños se cumplieron y encontré el amor, con el que quise hablar, sentir, ser libre y vivir, soñé y me enamoré, y al final lo conseguí.
Quise y fui feliz.

QUERRÉ

Querré encarecidamente recordar cada una de tus caricias, cuando uno de estos días, el destino venga y nos separe para siempre.
Querré que así sea porque no entenderé la soledad sí tú no estás.
Querré olvidar todos esos momentos en los que una amalgama de sufrimientos intentaba ocultar mi sonrisa.
Querré que así sea porque no soportaría la compasión.
Querré que mi vida no acabe, pero será inevitable, terminara de igual modo, tal y como empezó, llorando y sin reconocer a nadie.
Querré que así sea porque no debe haber peor instante que una despedida sabiendo que no se va a volver.
Querré sí es que parto antes que tú, esperarte en mi cielo escribiendo nuestro amor.
Querré que así sea porque escribir sobre ti se convierte siempre en un poema de amor.
Querré que así sea porque no quiero, nunca quise, ni querré ser la segunda en embarcar en ese viaje que nos lleva hasta la eternidad.

© Adelina GN – 2016