Literalmente amor

Mi amor por la literatura era inmenso, las letras movían mis sentimientos, cada noche la soledad me hacía abrazarme a ella y la magia de la lectura quedaba grabada siempre en mi mente.
Aquella mañana salí de paseo y en aquella pequeña librería, lo encontré “Confesiones”
Me enamoró su título, me apasionó su contenido, su autora se expresaba con tal delicadeza, que me cautivó la lectura de aquel libro.
El suspiro se hacía presente al pasar cada una de aquellas páginas rugosas al tacto, palabras cómo ternura, comprensión, respeto, se repetían, pero sin cansarme de leer lo cerré. Preguntaría a mis amigos de la radio, esa noche había programa, quería saber más de la escritora desconocida.

Estaba escuchando en la radio “Café entre Libros” cuando, de repente, oí presentar al entrevistado.
Buenas noches, saludó la presentadora.
Esta noche nos acompaña, Flor de Lis.
Buenas noches, contestaron.

¡Era su voz! Pero el dato ahora carecía de importancia, su expresiva pluma había resaltado aspectos del amor que tenía olvidados, atrayéndome sin saber quién era.
En cualquier caso, me enamoré de su literatura.
Flor de Lis, escribía bajo seudónimo, ya no me importaba que fuese él o ella.

©Adelina GN

Participación en el Certamen de Café entre Libros-2018

Anuncios